23 feb. 2010

BACKGAMMON

















































1 comentario:

Tres por cuatro dijo...

Máscaras de ojos esculpidos en las tiernas orillas despaciosas de mañanas otoñales resistiéndose al paso de los añejos delatores del harto, saturado, quejumbroso pasar pátina — por alto, o a cuchillo, vencida por los siglos — del libre halar contra el airado hedor que se extingue sin reparto en tiempo muerto al albedrío apenas rescatado de la culpa, rememoran, en sus bélicas pujanzas casi elípticas clavadas como a fuego en los zorzales que quieren ignorar saber que existe, el ciento en que por medio de diez fueros cinco, al vuelo, restallaban las huecas llamas roncas de fragancias heroicas violando, sin esbozo, las aflautadas mientes de cobalto en los baldones, tan coléricos, gravados con punzones que reclaman su par terceto o cuarto del, impuesto a fuer de empeño y de desvelo, convenio de cernerse a mutua suerte.